Características De La Planta Rotala Rotundifolia

Entre las plantas que más comúnmente encontramos en un acuario está la Rotala Rotundifolia, esta planta asiática brinda un decoro muy natural debido a su verdor y por su tupida apariencia es un escondite ideal para algunos peses que desean estar aislados de los demás.

Es una planta de necesidades básicas en cuanto a luz y temperatura, pero si no tiene un flujo de luz abundante no ofrece una apariencia más que verde, ya que con la intensidad lumínica esta tiende a cambiar de color y dar una mejor vistosidad yendo desde un color rosa, hasta un rojo bastante intenso.

Es de origen pantanosa, posee hojas redondeadas y verdes muy carnosas de allí su nombre que significa: “de hojas redondeadas”. Tiende a tener un mejor ciclo de vida en temperaturas cálidas aunque resiste también las bajas.

Su tallo puede alcanzar los 70 cm de longitud y de 3 cm de ancho de tallo aproximadamente. Para efectos paisajísticos se ubica en las partes posteriores de los acuarios debido a lo tupido de sus hojas y al gran tamaño de ellas. Si es sembrada en grupos es hermosa a la vista y cumple de refugio a los peces tímidos.

Métodos de propagación de la Planta Rotala Rotundifolia

Esta planta se propaga o multiplica por medio de retoños o esquejes laterales que pueden ser trasplantados o simplemente al estar flotando genera sus retoños en los nudos, ofreciendo una apariencia mucho más frondosa.

Es una planta de adaptación inmediata, tiende a crecer rápidamente ayudando con esto a controlar la aparición de algas dentro de la pecera. Puede mantenerse en acuarios donde haya un nivel de PH de 5 en adelante, y en temperaturas entre los 18 a 30°C.

A falta de luz tiende a minimizar sus facciones, si este lujo lumínico se ajusta a sus medidas ofrece o emite flores coloridas y de captación visual muy agradable. Es una planta que puede estar en exteriores y también sumergida.

Mantenimiento de la planta Rotala Rotundifolia

Si esta se mantiene en un espacio muy iluminado llega a crecer de manera profusa, así que la poda de esta debe realizarse con cierta constancia, teniendo en cuenta que se pueden trasplantar los retoños a otros acuarios, o simplemente almacenar en recipientes para su posterior uso.

Se debe tener mucha precaución al momento de su ubicación dentro de la pecera ya que el ubicar esta planta para que se haga sombra con otra o con ella misma evita tanto su crecimiento como su variación de color.

Como toda planta compuesta de carbono requiere de una buena circulación de nutrientes y de CO2, no es obligatorio un sustrato rico en nutrientes pero de poseerlo se evita que trate de buscarlos por medio de raíces adventicias, que lo que generan es un efecto visual no idóneo para ninguna pecera o acuario.

Esta planta aunque sea de mantenimiento escaso y de requerimientos mínimos debe brindarle la debida supervisión con la finalidad que siempre este visualmente sana.